Lo meloso no va conmigo

No se si fue por mi crianza, o por las influencias que he tenido a lo largo de mi corta vida, pero he notado que esas personas que le hablan a un desconocido como si fueran íntimos, o que emplean demasiados diminutivos, y además de ello no pueden aguantar las ganas de abrazar o dar “picos” siempre que saludan o se despiden, me molestan de sobremanera.

Pareciera que considero a estas personas malas, pero no es así, simplemente su actitud me parece irritante y me disgusta, ya que en varias ocasiones he tenido inconvenientes con este tipo de personas. Además tanta felicidad y amabilidad no es del todo cierto, algo esconden tras esa mascara de pastel.

Claro que no estoy diciendo que se vean amargadas, pero es fácil darse cuenta cuando fingen.
Los seres humanos somos un postre, aveces dulce, otras amargo, pero cuando la “dosis” de cualquiera de los dos es demasiada, resulta hostigante y repulsivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: