Idioteces y manipulaciones que despiertan emociones…

Las primeras impresiones NO siempre describen la personalidad de alguien.

No me pasó una, ni dos, ni tres, de hecho perdí la cuenta de las veces en las que me he dejado guiar por la primera impresión de alguien. Pero es es tan difícil, saber que es bueno o que es malo, y más en una persona. Es que la “máscara” que aveces usamos (me incluyo) cuando interactuamos con gente nueva, la usamos por tanto tiempo, hasta que un día PUM olvidamos que la teníamos, y pelamos el cobre,como se dice vulgarmente. Y hay un momento en el que ya no sabemos quienes somos realmente.

Pero mi punto es, que esto se refiere a una persona en especial, lo nombraré Juan. Cuando conocía a Juan, ambos estábamos en primer semestre, yo en artes y él en educación física. Al inicio me pareció una persona misteriosa, con un gusto musical simpático, y con opiniones respetables. A mediados de primer semestre, se puede decir que me flechó, es decir, me enamoré de él.

Ya estando en el último corte del semestre, Juan me pide ayuda con sus tareas de GBI, hacer unas cosillas en su página de Jimdo, nada difícil para mi, de hecho para casi nadie, solo para él. Pero no me importo, prácticamente le hice el trabajo, y que sucedió, perdió la materia, por qué ni idea, pero no fui yo la culpable. Al siguiente semestre, no lo pensé dos veces, y me le declaré, fue la peor experiencia que pude haber pasado, me sentí avergonzada, ridícula, impotente y estúpida. Pero eso no fue impedimento, aparentemente, para seguir siendo amigos. La historia de GBI se repite, una vez más hice yo su trabajo final. Y para mi sorpresa pierde la materia otra vez.

Qué pasó? pues que Juan no tubo la delicadeza de revisar su trabajo, ni de darse por enterado de todo el esfuerzo que invertí en él, porque aún estaba enamorada. Cuando Juan me cuenta lo ocurrido, lo hace de una forma que manipula mis sentimientos, y me hacen sentir una basura total.

Desde ese día solo lo he visto una o dos veces, pero de pasadita. Hasta hace unos meses aún me sentía culpable por su perdida en la materia, pero, hoy me doy cuenta que Juan era un total inútil, un sujeto manipulador, que consigue su cometido con una risa coqueta. Pero eso no es lo peor del caso, porque tristemente, todavía siento algo por él, y no es precisamente odio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: