Al borde del colapso, y la solución aparece

Tomar agua de panelita caliente con jengibre y limón, para esta deliciosa gripe que me está invadiendo

Si algo tan simple como lo es esta bebida, ayuda un poco con los síntomas de la gripe, tal vez en el diario vivir pase exactamente lo mismo.
Me explico, lo más sencillo puede ser la solución perfecta a los problemas más locos que uno pueda tener. Pero, en lo personal, a veces busco el lado complejo de la situación y me vuelvo un ocho, como dicen por ahí. Cómo es que me doy cuenta de que lo simple es la respuesta, fácil, cuando estoy apunto de botar todo por el balcón, algo pasa por mi cabeza de manera espontánea, y cataplunchis todo vuelve a su estado natural, y los dilemas desaparecen, y al bajar la marea, me digo: -Caramba, cómo no lo pensé antes, no entiendo como me compliqué tanto-.

Quiero dejar algo en claro, que sea simple o sencillo, NO SIGNIFICA que sea FÁCIL, porque hay que admitirlo, siempre, se busca la salida facilista. Pero dirán, si estas palabras son sinónimos, pero cuando se abordan desde otro contexto, cambian.

Doy un ejemplo: Me encuentro repleta de trabajos de la universidad, más encima debo hacer oficio en mi casa  y ordenar mi habitación. Primero deje todo para último momento como suelo hacer, tengo 3 días de plazo, para hacer estas actividades. Antes de que se cumpla el plazo, voy entrando en un colapso, quiero deshacerme de todo, acabar con las cosas, entonces, mi plan A es: ganarme un 0 en cada materia, un regaño y quien sabe algo más por parte de mami, y aguantarme el mal ambiente de mi habitación y no buscar culpables cuando no encuentre algo que necesito. Lo anterior sería la solución fácil. Ahora el plan B es: mientras hago tareas, puedo ir haciendo oficio, pero cómo escribo si tengo las manos llenas de limpia vidrios y lustra muebles, bueno, pero al menos puedo ir leyendo corriendo el riesgo de ensuciar las fotocopias o el cuaderno, pero mi habitación, le puedo pedir el favor a mami que me ayude, pero me expondría a sus gritos. Esta sería la solución compleja que no lleva a ningún lado, y atormenta más de lo que debe. Y por último mi plan C: bueno, primero haré las tareas, cuando menos me doy cuenta, digo ¿por esto arme tanto alboroto?, sigo con el oficio, y no me demoro nada haciéndolo, y mi habitación, la ropa sucia en su sitio, mi cama la tiendo a la mañana siguiente antes de irme, y todo esta OK Y esta sería la solución sencilla o simple.

Pero si no pasara por los tres planes, no tendría experiencias chuscas que compartir, el caso es que siempre un tormenta en vaso de agua, se puede decir que el orden de mi vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: