Pensamientos sueltos

Odio el olor a cigarrillo en mi.

Por tu culpa me puse a fumar, y era lo que menos quería, pero bueno, ya sucedió, y creo que no puedo hacer nada.

Mi estado mental es preocupante, hablar conmigo misma es pelear cada rato, me doy miedo, necesito pasatiempos más sanos.

Hoy sumo a las cosas que no me gustan, una más, no es bonito caminar por el parque de Lourdes, o al menos no sola.

Pero anexo otra a mis placeres, leer a Rubén Darío mientras me tomo un café, una delicia total, se sienten las letras fluir por el torrente sanguíneo con cada sorbo. Y quedan grabadas en todo el centro del pecho.

En medio de tantas cosas incoherentes y desesperantes que se me ocurren, un chascarrillo, nunca es malo. Ahora para mis compañeros soy un Muffin, pero no un Muffin cualquiera, no no no, un Muffin parlante, ja ja ja.

Un Muffin que agrada a los clientes, punto a mi favor, que genial.

Creo que necesito hacer más cosas, a este paso terminaré interna en un loquero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: