Cosas que pasan.

Siempre arruino las cosas, pequeño defecto que tengo, y no lo puedo evitar.

Fue una tarde perfecta, caminata por el parque de la independencia, disfrutar de los pequeños sonidos que emitía el concierto de opera en la plaza de toros. Una charla amena desde la 26 con 7, desembocando así en las aguas, curioso caso, los lugares donde quería conocer a este personaje. En fin, dando vueltas sin rumbo, terminando comiendo comida sintética, temas que salían de la nada, busqueda de artesanías y música, además de literatura. Todo marchando genial. Un cómodo viaje en el transporte público, me dediqué a escuchar y a pronunciar pocas palabras. Saliendo del paradero, continuamos charlando, yo fumaba un cigarrillo. El último bus salía, lo tomé, y dañé la noche, eso creo, con un mensaje que ha llegado a sus manos. Insisto con la idea, arruiné esta simpática situación.

Todo fue tan “perfecto”, y pues ya mencioné lo sucedido.

Una vez más la paciencia tendrá que acompañarme, y el karma vuelve a ser mi aliado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: