Desde aquí las calles tienen memoria

Desde aquí las calles tienen memoria,
recorro una vez más aquellos pasos que di-
Su presencia divagante e inestable
aún la siento presente.

Yo caminando a su diestra,
y ella caminando a mi izquierda.
El tabaco se apodera de mi,
creo que lo dejaré, tal vez en algún momento lo prometí.

La noche insegura me golpea,
con leves martillazos de frío.
De leer tanta poesía de Rubén Darío,
he empezado a rimar sin parar.

Poesía, no eres mi fuerte,
tal vez el dibujo tampoco lo sea.
Todo lo que observo, no es lo mismo que Rogelia.
Rogelia, conciencia mía, la muerte por ti espera.

Sucia como lienzo de artista primerizo,
si dejas de existir, quedará un cuerpo.
Títere deseado por la sociedad,
moldeable y fácil de manipular.

Escribiendo cosas sin sentido,
una vez dije que dejaría el verso,
ahora recuerdo que dije lo mismo del cigarrillo,
y miro ahora en el reflejo del vidrio
y hago exactamente los mismos gestos.

Un portaminas de mina 0.7 es mi cómplice ésta noche,
al igual que unas hojas de papel fabriano
mi mano dolo sigue el hilo de mis pensamientos vanos,
mientras mis ojos persiguen las letras…

Que cantidad de incoherencias
es por eso que me quedaré sin conciencia,
pero ya de que sirve
si lo único importante es que exista mi cuerpo.

Morfeo quiere venir por mi,
pero en esta batalla ya he salido ganadora,
pues a vencer el sueño, eso si que bien lo aprendí.,
la primera vez que esperé por la aurora.

Me he vuelto generosa, no me reconozco,
he dejado de ser quien era antes,
ya ni se si siento el mismo amor por las artes,
ahora en mi cabeza mis ideales son borrosos.

Quiero seguir deambulando,
por esas simpáticas calles.
Antes de el karma venga y me mate,
quisiera sentir que en el algún momento estaba volando.

_____________________________________________________________

Cambio de hoja, y continuo con la escritura.
Rimas sin cohesión y coherencia,
van quedando impresas
y poseen cierto toque de amargura.

Una pregunta viene a mi, y es sobre la felicidad,
y tengo la respuesta, no se si la quiero divulgar,
solo se que una pista puedo dar,
y aquel que la quiera encontrar, entre la razón y la inconsciencia está justo en la mitad.

Oh! Rogelia, ya no te podrás limpiar
solo espera, si es que llegas al día de mi muerte,
en ese preciso instante quedarás en libertad,
y espero que de esta experiencia seas más fuerte.

Canciones vienen a mi memoria,
ninguna está completa
a veces les invento la letra
¿eso se puede considerar una victoria?

Me he canzado de escribir en rima””,
una vez más digo que no es lo mío,
todo es culpa de Rubén Darío,
por eso este último verso combinará con el de arriba.

28/11/12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: