Rosana, cómo has cambiado

Iba a escribir sobre una vieja amistad, pero decidí no hacerlo… para evitar malentendidos.

Así que escribiré sobre un pensamiento que se me cruzó en la tarde de hoy…

Hoy salí con una gran amiga del colegio, y sin pensarlo nos topamos con otra amiga. Y noté lo superficial que se puede volver una persona con tal de llamar la atención y simpatizar a todo aparecido que se cruza en su camino.

Mi amiga y yo la vamos bien con ella, pero para mi es imposible no detallar a una persona apenas la veo.

Para evitar confusiones, a mi gran amiga la llamaré Juana, y a la otra amiga Rosana.

En fin, cuando Juana y yo nos encontramos con Rosana, no pude evitar verla de pies a cabeza. Y aparentemente, la noté sencilla, como siempre, pero, yo sabía que esa simplicidad al vestirse, era supremamente forzada, y además iba acompañada de cierta superficialidad y un toque de arrogancia increíble.

Rosana, en el colegio, como toda chica, andaba pendiente de su forma de vestir, de su caminar, de tener novio y muchos amig@s. Pero, ella siempre ha vivido acomplejada por su peso. Ella en su niñez fue gorda, pero en su pubertad y adolescencia, estaba en su peso ideal, normal, lo cual no era suficiente. Rosana por contextura física, tiende a ser caderona y cachetona, 2 cualidades que a mi modo de ver suelen ser atractivas en una mujer, y esto para ella, no es acorde a su concepción de mujer bonita. Es decir, ella espera ser super raquítica, con el pellejo pegado a los huesos, ese es su concepto de belleza, así que deja de comer, se pone a dieta, hace u montón de idioteces que recomiendan en TV, hace ejercicio en exceso… anexo a ello trabaja y estudia, y se agota el doble, pero con tal de levantar cualquier pelmaso guapo, deja de lado su salud y su sencillez.

Rosana acompaña su idea de mujer perfecta, con accesorios que la hagan notar, como teléfono, uñas pintadas, alisado de cabello, ropa aparentemente casual… y demás.

Antes todo esto requería de un esfuerzo sobrehumano para ella, pero de tanto hacerlo se volvió mecánico, se ha convertido en una chica candy, lamento decirlo, pero es así. Su humildad va desapareciendo poco a poco.

Ella es la típica chica que en las reuniones de generación, te mira y dice: -Oye, tu con ese mega empleo, te vistes así y andas con ese teléfono… déjame decirte…

O algo por el estilo, está bien que cada quien decida sobre sus finanzas y vida propia, pero, me saca de mis casillas, que quieran adaptar a los demás a su modus vivendi.

OK, puede que sea contradictorio de mi parte decirlo, pero a lo que me refiero, es que ella verá que hace con su apariencia, lo que pasa, es que dejó muchas de sus cualidades bonitas por una transformación, ha disfrazado su verdadera esencia, y eso JAMÁS estará bien en una persona de buen corazón, y Rosana, era así… espero aún conserve esa ingenuidad y simplicidad en algún rincón de su transformado ser.

Y si, más que un escrito, fue algo como una crítica, pero demalas es mi blog, y escribo lo que se me antoja…

Hasta otro Post…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: