Rogelia__Ejercicio número 2_Taller Arte Dramático

Se que no soy muy buena escribiendo, pero mejor que algunos si lo soy…

El post que a continuación escribiré, inicialmente involucraría rima y verso, pero, quiero dejarlo por un tiempo, antes de que sea un vicio…

Oh!!! Amo mi reproductor multimedia, suena mi canción favorita: DREAMS, de The Cranberries, Orgasmo musical!!!

He decidido compartir mis ejercicios de taller de arte dramático…

ROGELIA…

Rogelia se encuentra en una esquina de su habitación, junto a un gran espejo, con la mirada caída, y una sonrisa de satisfacción en su rostro.

Levanta el rostro, mira el espejo, ve su reflejo, y se dice a sí misma – Todo está bien, perfectamente bien. Dicho esto, se levanta camina alrededor de la alcoba, observa cada elemento que hay en ella, ve con nostalgia su pequeña colchoneta, su piso de baldosa, fría y helada, nota que no tiene grandes pertenencias, sólo una mochila con sus cosas de aseo y su ropa de trabajo, un corto vestido negro, unos zapatos de tacón negros, unas medias a malla rotas, grandes aretes, un guante con muñequeras de terciopelo y una boa de peluche barato.

 

Lleva puesta su ropa de diario, solo tiene una muda, esta se compone de una vieja camiseta desjaretada, unos jeans rotos, unas viejas converse, un reloj, recuerdo de su hermano, y una pequeña chaqueta negra.

Rogelia, usa el cabello corto, así evita gasto excesivo de shampoo y agua, y suele atraer variedad de clientela de esa manera. Mientras no trabaja evita peinarse y el uso de maquillaje, de esa forma, evita ser atractiva para alguien, y no se tiene que preocupar por comentarios morbosos en la calle.

Siempre está fumando, mustang azul es su marca favorita, de vez en cuando fuma mentolado pero únicamente cuando está con sus clientes, pues se dice que el mentolado sirve para seducir y funciona como afrodisíaco.

Son las 3pm, Rogelia sale al mercado, a comprar víveres enlatados, y 5 1/2 paquetes de cigarrillos, lo que fuma en la semana, además empaca una garrafa de cerezano, vino barato que rinde pocos días en su poder, y compra crema dental.

Vuelve a su habitación, vive en arriendo en una pensión, donde se alojan varias compañeras de trabajo. La pensión se ubica en uno de los barrios más sombríos de la ciudad, Paraíso, queda por la av circunvalar con calle 45, subiendo por la Universidad Javeriana o por el parque nacional.

No se debe preocupar por gasto de buses, pues siempre baja caminando a su trabajo. Rogelia trabaja en un lupanar, pero este está disfrazado como un club de caballeros, está ubicado entre la carrera 7 con calle 85, y carrera 11 con calle 93.

Su fachada como club de caballeros, funciona a la perfección, pues allí van solo militares retirados, hijos de senadores y congresistas, además de algunos extranjeros llevados allí por conocedores del lugar. La edad de los “visitantes” oscila entre los 20 y 75 años. Este exclusivo sitio, es administrado por un agente desconocido, se rumora que es propiedad de un señor de apellido Montero. Pero solo son rumores. En fin, la decoración del lupanar es sobria, parece una casa normal, tiene una chimenea, una sala de estar, amoblada con sillas y sofás de madera y cuero, un estilo rústico. Además tiene un salón de té para hacer un poco más amena la espera de quienes gustan de la bebida alcohólica. Hay otra sala, con una barra de licores extranjeros, allí abundan las botellas de Whisky Irlandés y Escoces, se desconocen las marcas, también cervezas alemanas, y varios licores de carácter internacional.  Esto respecto a la primera planta. Se compone de 3 pisos y un sótano. En el segundo nivel, se encuentran 4 habitaciones y algo así como una swite. Cada habitación tiene una cama doble, un jacussi, un minibar, un baño, y un pequeño tocadiscos. Pero lo que diferencia a las demás habitaciones de la swite, es que en esta, se encuentra Rogelia, una de las más cotizadas, y ella se encarga de convertir esta swite en un segundo hogar para sus clientes, tiene unos grandes ventanales, con un velo y unas cortinas de seda, color negro – a causa de su fascinación por la oscuridad- además, el piso es de madera de roble, la cama es doble, y sus sábanas son de hilo egipcio, que al contacto es tan suave como el pétalo de una rosa. Y el detalle que encanta a todos, es la barra de licores, Rogelia prepara los martinis y margaritas más deliciosos de la ciudad -uno de los talentos ocultos que ella tiene-. El tercer piso, es el vestidor de las chicas, y la bodega de suministros. Y el sótano es para los clientes que pagan solo por ver chicas bailando, y generalmente son un poco menos adinerados que los demás.

El lupanar, se conforma de 5 trabajadoras sexuales, que cobran aproximadamente $350.000 por cliente, y Rogelia, es un poco más atrevida, cobra $1.500.000 de pesos, pero el 50% es para el administrador del lugar.  Y también trabajan 16 bailarinas, su salario depende de los billetes que les tiren los clientes, y deben entregar el 20% de lo que ganen.

En fin Rogelia, a las 4:30 pm baja caminando a su trabajo, así calienta su cuerpo para una larga noche, llega a las 5:30 pm, se cambia, y se prepara…

…Continúa…

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta otro post y buena vibra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: