Loca? para nada, más cuerda que ninguno

No soy muy amiga de las hojas cuadriculadas o con rayas… por eso siempre opto por el papel blanco, aunque el repuesto del folder es cuadriculado, escojo las hojas cuyos cuadritos sean lo más claros posibles.

En fin, me gusta el papel blanco, porque despierta mi creatividad, porque siento la necesidad de hacer algo sobre él, para que deje de ser blanco. Cosa que no sucede con los papeles que traen diseñitos varios (Sin ofender gustos).

Si, en efecto, es verdad, tiene (n) toda la razón, no lo pongo en duda, estoy inquieta con el blog, no paro de escribir.

Pero yo no mando en ello, o bueno si, pero mis manos son las culpables de obedecer a mis ocurrencias, así que espero les guste este post (es una historia)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hola, mi nombre es Nina, si, solo Nina. Soy una chica, solo una chica. No pretendo contarles todo sobre mi, solo compartirles mi historia.

Soy artista plástica, así que debo viajar constantemente pues mi trabajo lo exige. No, no es cierto, no lo exige, lo hago porque se me viene en gana, pero es bueno, me abre la mente y me inspira, además es lo único que me safa de mi rutina. En fin, en uno de mis viajes, que de hecho son bastante largos -duran entre 10-15 días- porque me voy de mochilera, me topé en el camino con una agradable compañía que despertó en mi algo que nunca pensé. Es una chica, se llama, Felipa, pero prefiere que la llame Pepa. Bueno, les cuento que Pepa, físicamente es muy bonita, es alta, no es delgada, más bien -como diría mi hermano- tiene agarraderas, pero no muchas, pero si… al caso, se viste de manera sobria, con colores tierra y lo mejor de su vestimenta usa Converse igual que yo. Es de ojos claros, creo que verdes, pero en una tonalidad más fuerte que la mía, y su cabello es rizado, unos rizos casi perfectos, alborotados, color miel, así es, su cabello es color miel, miel clarita, jajajaja, no es broma, es enserio. Anexo a esta descripción física tan superficial, su vibra es tan agradable, y al parecer es poco descomplicada. Me desvié del tema, siempre me sucede, pero me emocioné con Pepa.

La historia comienza cuando ella se une a mi en mi viaje, comenzamos a hablar y al parecer conectamos bastante bien, tanto así, que cuando acampamos, tuve una muy buena noche, y al parecer ella también. Pero, aunque suena bonito y todo, no, no lo es.

La pasé bien esa noche, no lo niego, y creo que los búhos y demás animales nocturnos, lo pueden confirmar. Solo que ay un pequeño, pequeñísimo detalle, me enamoré de ella. Si, así fue, amor a primer sexo -suena horrible, pero así fue- y al parecer ella pensaba lo mismo, lo digo porque desde esa noche hasta que llegué a mi destino, no paró de abrazarme, besarme, mirarme con una carita tan angelical, y de tantas cosas.

Dicen que es malo juzgar a alguien por su forma de tener relaciones sexuales, o de besar, pero, eso es un pensamiento errado. Por qué?, fácil, bueno en mi caso de enamoramiento repentino, sentí una conexión tan extraña y fascinante a la vez, como la canción de Roberta Flack, The First Time Ever I Saw Your Face, sentí su corazón tan cerca del mío, si es cursi, pero así fue, se los juro, es como si se hubiera encargado de conquistarme durante un largo tiempo, y luego yo caí rendida a sus pies, solo que de forma más breve, mucho más breve.

Pero insisto, en que suena muy bonito y todo, ahora viene lo feo del asunto.

Ese encuentro tan maravilloso tuvo final, cuando llegué a mi destino, desperté, así es, desperté en mi campamento, acompañada de una ardilla. Salí a buscarla, no podía creer que ese momento tan cool, fuera un sueño, fuera producto de mi imaginación.

Pero no lo soñé, estoy segura de ello. Como quisiera que los del Neuropsiquiátrico me creyeran.

Ah, si, estoy en un manicomio, por culpa de un pequeño desliz que tuve cuando salí a buscarla, resulta que me puse a gritar Pepa, por todo el lugar, y empecé a coger a cada mujer que me encontraba y le decía ¿Pepa? y luego la empujaba bastamente al ver que no era ella, entonces, los de ese lugarejo, me enviaron acá, pues era eso o la carcel, aunque al parecer estoy loca.

No estoy loca, estoy más cuerda que ninguno, solo que… agh, no puedo escribir más, me van a drogar de nuevo…

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta otro post y buena vibra.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: