Algún día

Quiero que nos apartemos por un instante
para así no hacernos más daño ni crear
ilusiones en vano.

Dejaré de mirar constantemente el reloj de pared,
porque deseo que el tiempo se mezcle con mi sangre
y en cada palpitación saber que hora es.

Abriré mis venas con una navaja, para que así
se desangre el tiempo cuando escuche tu voz en
mi cabeza, en las canciones que compones y cantas.

Cortaré mis dedos, evitando que dibujen tu rostro
en mis ojos cuando frecuento nuestros lugares
predilectos.

Me sentaré a esperar en un banquillo a que las heridas
sanen y el latir retome su ritmo, olvidando por un
momento que fuiste mía.

Olvidaré poco a poco lo que me ató a tus venas
sabiendo que es una tarea imposible para mis pies
que sin previa orden se dirigen a donde tu estés.

Creeré que todo fue un simple imaginario y una
mala jugada del destino, porque no suelo llevarmela
bien con él.

Permitiré que mi lengua se oxigene con el humo del
cigarrillo, y mi nariz se moje con la crema del café
empapando mi alma de vicios y placer.

Dejaré en la ventana un pedacito de lo que fue
para así torturarme todos los días y darme cuenta
que el masoquismo fue lo que me llevó hacia ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: