Carta 1

Carta No. 1

Para: Moringa

A estas alturas del paseo el escribir una carta con tu puño y letra, es agh, lo más retrógrado del mundo, pues se debe dar uso a las nuevas tecnologías. El lápiz y el papel están mandados a recoger. Pero, en lo que a mi concierne, será para siempre mi materia prima, nuestra materia prima.

Tú, mejor que nadie sabes a lo que me refiero.

Al igual que yo, dependemos del carbón y de la tinta, y amamos acompañarlos con una deliciosa fibra vegetal.

¿Qué sería de nosotras sin la delicadeza del grafito o plumilla entintada?

Yo te tengo la respuesta: Seríamos nada, sólamente 2 mentes inertes
sin potencial alguno. Dependemos de ello.

Tu ya sabes que nada está dicho aún. Sabes que lo impredecible es lo que nos depara el tiempo.

No podemos cambiar el pasado, no podemos alterar el porvenir, sólo debemos vivir el presente a nuestro antojo, calculando cada paso, cada palabra para no dañar lo que viene.

Somos 2 personas que buscan trascender de los otros dejando una huella permanente en su haber. Queremos que nos recuerden bien sea con la dulzura de la sabia o con la amargura del vinagre.

Los golpes que hemos recibido -más tu que yo- son lo que que han esculpido nuestro carácter y han manchado el alma. Estas manchas, son permanentes, no hay nada que las desvanezca, ni la muerte misma.

La cuestión está en saber convivir con ellas y convertirlas en hermosos decorados de nuestro ser.

Quiero disculparme por lo rústico de la letra, pero bien sabes que voy recuperando el hábito. Tu, deberías hacer lo mismo, tu letra da vergüenza, más que la mía. Ahora, debo decirte que tu alma dejó de estar completa, así es, dejó de estar full. Y eso pasa, desde tu niñez.

Se que recuerdas ese día como si fuese ayer. Primero tu abuelo, luego tu mamá, seguida de Teodoro, y tus 2 conciencias. Llevas 5 partes de tu alma en otro lado, las perdiste, te las arrebataron a la fuerza, sin tu consentimiento, pero esos 5, ahora son algo así como guardianes.

Gracias a esta fragmentación, soportas con mayor coraje las desventuras, no digo que esas pérdidas sean lo mejor que te pudo haber pasado, pero, tampoco son una condena. Mal que bien, te has mantenido en pie por ellas.

Estoy feliz de que ahora tus desdichas y preocupaciones sean amorosas, pero en el sentido que no golpean tan fuerte, que no te tumban, son efímeras. Por lo menos no atentan en un 100% a tu estabilidad. Tal vez un poco lo emocional, pero ¡CARAJO! es nuestro pan de cada día.

Prefiero que el amor hacia un extraño sea lo que nos falta, a que otras cosas con mayor importancia en este mundo capitalista nos derrumben. Si, se que tu salud no es lo mejor, pero no ha sido impedimento para que escales a tus sueños, como tampoco lo es tu familia o yo.

Tu puedes pasar por encima de la gente y hacer lo que te plazca, porque esa eres tu. Es tu esencia, y eso, es lo que más admiro de ti.

El camino es infinito, pero la parada en Bariloche y Santa Fe, es la próxima meta. Buena vibra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: