Fragmento de un diario olvidado__Oct//14//2017

Estúpido Juan Pablo

Conocí a Juan Pablo una noche
como la de hoy.

Llegó a mi “habitación”, entró como
si nada, sin tocar, sin anunciarse,
logró evadir a pachito el de
seguridad.

Cuando entró, se quedó mirándome
fijamente, mientras yo, en la entrada
del balcón tomaba la primera copa de
ginebra y me fumaba un par de cigarrillos.

Antes de que yo dijese algo, Juan, cerró
la puerta, dejó sus cosas en el diván, y
se acercó a mi con una mirada
inquisidora.

Me encontraba muy relajada aquella
noche de otoño, lo miré fijo, y le pregunté:
¿Qué haces acá?
No tenía citas hasta las 11pm, y se notaba
que él no era el tipo de sujetos que
frecuentasen estos lugares.

Se sentó a mi lado, y simplemente me preguntó
si tenía vino.

Le dije que si, pero no tenía idea
qué tipo de cosecha ni que tipo de
reserva era.

El se dirigió a tomarlo junto con 2 copas
y al llegar nuevamente a mi lado,
le dije “Qué pretendes”

Muy sagazmente me respondió:

“No vengo por sexo, pero aún así te pagaré.
No quiero besarte, y mucho menos tocarte.
Lo único que pretendo es desnudarte, es
sacar esa niña que aún vive en ti.

He sabido por boca de amigos “quién”
eres tu, y también he sabido cuáles son
tus alcances en esta profesión.

Me contaron que dados tus servicios, te sientas
acá y te pones a escribir. De cierto modo eso les
gusta.

Este último detalle fue el que hizo
venir de manera tan atrevida a tu
trabajo.

Vengo a hablar, a conversar, a fumar y
a tomar vino. Porque eres alguien interesante
y no me importa pagar por escucharte y
hablarte. Necesito una buena charla”

Con esto último me logró convencer.
Así que le dije mi tarifa, y era necesario que
la pusiese en la cajita de madera que estaba
en el tocador.

_________________________________________

Sirvió el vino, y me dijo que
desatara toda esa ira que tenía
guardada, y que si quería llorar
que lo hiciera.

Lo miré con cara de puño, pero
le pregunté “Cómo así”

Él me dijo “ignora eso, y cuéntame
la historia de 1 mes atrás”.

No le presté mucho cuidado y
proseguí a contarle lo que me
pidió:

Hace un mes que no pasa nada importante…

-Me interrumpió: MENTIRA-

Yo seguí: Bueno, déjame hablar.

Hace un mes que no pasa nada
interesante, los clientes de
siempre. La rutina.
Pero hace 15 días, si.
Sucedió algo bastante peculiar.

Es extraño, más no me disgusta.
De hecho me encantan las chicas
que me buscan.

Esta chica comenzó a venir a mi trabajo,
pagando y obvio agendándose.

Pero lo especial de ella es que
no me la he comido.

Sólo viene por breves momentos
a charlar, a verme, a besarme.

Es lindo, es diferente, es lo
que me desconecta de la rutina.
Aunque claro, ella, ya se convirtió en una.
Pero, en una rutina agradable.

Me alcancé a confundir, y creer
que estaba “sintiendo” algo
por ella. Pero fue una sensación
banal.

Y por esa banalidad, viene la
parte tormentosa de mi historia.

Mi compañera, la de la habitación
del lado, resulta ser mi mejor amiga.
Entramos juntas en esto y ambas somos
conocidas y bien habladas en este “mundo”.

Pero por esta nueva rutina ha
venido a tener una actitud
horrible conmigo.
A eso, anéxale que uno de sus clientes
terminó enamorándola y otro
resultó enamorado.

Y ahora ella busca desatar
su ira conmigo.

En cierto modo la entiendo, no
le ha tocado fácil. Ella quiso
entrar a este mundo queriendo
liberarse de ataduras del pasado.
Pero creo que ya se dio cuenta
que lo único que se consigue es
avivar el fuego de los recuerdos.

__________________________________

Tuvimos una discusión bastante
amarga, nos herimos de una forma
atroz, sacando momentos y acciones
a la luz, de las cuales no nos sentimos
muy orgullosas.

Cuando terminamos de lanzarnos dagas
que apuntaban directamente al pecho
y al cuello, cada una, tomó rumbo
a sus aposentos. Dejamos el tinto a
medio terminar y el cigarrillo acabó por
consumirse el solito.

Esa noche y esa madrugada no
fueron las mejores. No solo por la
pelea con ella, también porque
al poco tiempo  de estar a su lado
apareció gengibre, mi nueva cliente,
mi nueva rutina.

Cometí el error de preguntarle a
gengibre, cuáles eran sus intenciones,
y eso mi querido amigo está prohibido
en este “mundo”. A ti te lo pregunté
porque eres un caso diferente, pero ella
resulta ser en cierto modo, “especial”.

Ya te voy a explicar por qué es especial.

En este trabajo, como bien los debes
saber, ya sea por noticias, historias
o literatura, se ve de todo, y todo es todo.

Desde una simple tirada al estilo “tradicional”
de los años de matusalén, hasta los sadomasoquistas.

Pero, el hecho de que una mujer quiera recurrir
a este tipo de servicios, aún no es aceptado, aún es un tabú.
Gengibre resulta “especial” por el simple hecho de no
acostarse conmigo, de venir a hablar con un café de por medio,
y querer sólo que la bese.

Dio conmigo por una publicación que hice en internet hace
unos años. De una u otra forma supo quién era yo y acá llegó.
Ella sabe parte de mi pasado, vive conmigo algo de mi presente,
y de alguna manera conoce también mi futuro.

No es el tipo de mujeres, que tu ves por la avenida, o que te topas
en un parque. Tiene un misterio en su haber que resulta poco
probable que sea revelado.

<<Cuándo sucedió esto>>

Todo esto sucedió anoche Juan, me refiero a querer preguntarle
sus intenciones y la discusión con Martha. Por qué es prohibido,
es como si en la farmacia tu fueras por condones, y el farmacéutico
te preguntara por qué los compras. Sencillamente es algo obvio y no
es de su incumbencia y por más curiosidad que se tenga, existen límites
entre quien ofrece el servicio y quien decide tomarlo.

Me da curiosidad porque me provoca incertidumbre de no saber
dónde terminará o cómo acabará esta historia. Con mis demás clientes
habituales, es fácil saberlo, es notorio, pero con ella no.

O tal vez si, simplemente no quiero darme cuenta de ello y me gusta
vendarme los ojos para no notarlo. Es algo así como ser masoquista.

-Muy bien qui querida, ahora es mi turno de hablar, pero antes, permíteme llenar tu copa y encender tu cigarrillo.

Continuará…

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta otro post y buena vibra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: