Aunque parezca de resentidos

Mis queridos lectores por la forma en la que escribo mis suculentos posts, sabrán distinguir cuando quiero uso el sarcasmo, la ironía, la ira, la sorpresa y todo lo demás que en las etiquetas que pongo indican… Tampoco los creo unos genios por adivinarlo, ni lo suficientemente idiotas como para no percibirlo.

Dejando claridad en ello, paso a otro plano.

No soy una resentida aunque así lo parezca.

 

Si ustedes ven una chica sentada en la terraza de un café aparentemente disfrutando un americano o un espresso, con un cigarrillo en la mano, bitácoras y lápices en la mesa, un libro, un morral en el piso y algún objeto en su cabeza, posiblemente crean que es la imagen más cliché que hayan podido ver.

Pero, también está la opción de que se topen conmigo.

Entiendo que muchas personas nos queremos casar con esta imagen, que algunos llaman bohemia, incomprendida, alterna, moderna//hipster, vintage o simplemente basura bien empaquetada.

Pues es la imagen en la que logro encajar, por lo menos visualmente. No logré ser parte del grupo de los candies, tampoco una amargada con la sociedad, y mucho menos una degenerada rebelde o una oficinista superficial.

No logré encajar en estas clasificaciones, y no quise hacer el menor esfuerzo por intentarlo. Así quise ser siempre, así mi mente ha maquinado todo.

Cada quien por más que sea de un “grupo común” tiene una ligera característica que lo diferencia, pero no podría decir qué es aquello que me hace diferente. Tengo conciencia de que soy diferente, más no se cómo explicarlo, y pues no es quisiera hacerlo. Lo que quiero dejar firme es mi decisión de ser así, he elegido este ritmo de vida, es con el cual me siento con la libertad de respirar sin rendir cuentas a alguien.

Por eso cuando vayan a un café en la ciudad de Bogotá y vean a una chica con bitacoras, libros, cigarrillos y una taza de americano en la mesa, es posible que sea yo, o tal vez alguien como yo. Las únicas personas que dan conmigo son aquellas que conocen mi vibra y su instinto las lleva a mi, de no ser así, suelo repeler a la gente.

Creo que no es lo que ustedes esperaban de este post, y es verdad que llevo tiempo sin escribir, pero debo recuperar el hábito y volver al juego de los blogger.

Hasta otro post y buena vibra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: