Anastasia alguna vez me preguntó:

Anastasia alguna vez me preguntó,
¿Por qué tomas tanto café?
Yo sólo la miré fijamente
queriéndole decir si era una pregunta enserio.

-Anastasia: No hagas esa cara que es enserio lo que te cuestiono.
-Yo: Pues sencillamente tomo café en tanta cantidad, porque
me genera placer, me gusta, es un vicio.
-Anastasia: Ok. Suena convincente para mi. Pero, ahora quiero
preguntarte más cosas.
-Yo: Veo que hoy es uno de esos días en los que la curiosidad
se apodera de ti, y antes de que empieces a
interrogarme como creo que lo harás, permíteme decirte
esto:

Soy de esas personas, a quienes suelen mirar mal.
Por qué. Porque me tomo el café sin dulce, me
gusta oscuro, cargado, más no quemado. Si, cuando
estoy un poco extraña un par de cucharaditas de panela y
un toquecillo de canela, me hacen sentir del común, y
eso me agrada, pero aún así sigo siendo de esas personas
que suelen odiar.

A veces disfruto de un café con leche atrozmente
dulce y saborizado con un leve toque de
vainilla. Igual me siguen odiando.

No puedo pasar por alto la compañía de estas bebidas
junto a un cigarrillo.

Por qué. Porque la nicotina y el tabaco me hacen recordar
que soy un ser que tiene los días contados,
la impaciencia de vez en vez se apodera de mi,
y estos vicios me hacen acelerar el proceso de la vida.

Así es Anastasia, nunca estoy conforme con la vida.
Trato -en ocasiones- de disfrutarla al máximo.
Y con disfrutar me refiero a tomarme una tazaa de café
negro con un par de cigarrillos. De una u otra forma me
llenan y me ayudan a seguir, y a soportar este mundo que
tiene tanto para ofrecer y a la vez nada para mi.

Soy de esas personas a quienes suelen gritar a insultar,
solo por vivir en pausa y afán.

Soy de esas personas complicadas, difíciles de esntender
que cambian de parecer como el clima de las grandes
ciudades.

Si, tengo sueños, pero soy de aquellas personas que creen
que es necesario el dinero para lograrlo.

Soy de esas personas a quienes los demás quieren escupir,
por ser un poco materialista, y que con todos sus
agonías lo único que hace es refugiarse en sus vicios.

Si, soy una viciosa, una soñadora, estancada es un
mundo que aveces finge entenderme y otras que
decide detestarme por cuestionar los ciclos.

Anastasia, no hables más que con tu cara veo que
he logrado ahorrarte saliva y has quedado satisfecha
con mis respuestas.

Tomémonos este café y disfrutemos de la brisa capitalina
llena de humo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: