Nena me entendiste mal… (se que no son 19)

 

Tenía 18, tenía ilusión, optimismo, una vida plena, envidiable, libre de preocupaciones…

…Lo único malo era ese vacío emocional que me golpeaba cada que podía.

Mi cabeza empezó a maquinar, a volar por ahí buscando salidas, alternativas, sueños, experiencias, vida.

Para tener esa edad mi única historia para contar fue cómo aprendí a montar bicicleta por mi cuenta y cómo la licenciatura me empezó a agradar, además claro, mis super mega interesantes historias de vida universitaria, tan inocentes como estúpidas.

Sentía una falta de emoción bárbara, me di cuenta que no todo está en la red, no todo está en los libros o en los museos, me estrellé con la realidad, mi burbuja se rompió, se quebrantó cuando afronté mi primer miedo y tuve el valor de reconocerme y preocuparme por ser realmente yo.

Y en ese preciso instante se dio inicio a mi mundo inestable. Fue ese big bang perfecto que hasta ahora no ha fallado con las sobredosis de adrenalina que he tenido que lidiar.

La vida de adulto que en algún momento soñé, se fue desvaneciendo poquito a poco, porque aprendí cómo el mundo sólo funciona para algunos, y cómo las historias para dormir eran una pura patraña.

Pero mientras me daba cuenta de ello, y aún guardaba una esperanza de que no todo podía ser una mierda, apareciste tu, mostrándome que se podía huir de la realidad momentáneamente. Me ofrecías una utopía tan irreal que me lo creí.

Tomaste mi ingenuidad y lo que quedaba de inocencia en mi, y me destruíste.

Me desvanecí, pero seguía pensando que no todo podía ser tan malo, y volviste, me sentí una vez más en plenitud… y como si nada me rompí cual porcelana barata.

Me intentaron reconstruir, y en esa larga recuperación, no paraba de pensar en cómo el óxido se encarga de corroer sin fijarse si es correcto o no. No le importa, únicamente daña por donde pasa.

Pero, en ese reposo que guardé mientras me preparaba para salir una vez más al mundo estuve en un infierno terrenal, añorando que llegaras para calmar el fuego con tu frialdad.

Y así fue, sólo que el calentamiento global también te afectó a ti.

En una ocasión te lo dije, que bueno que hayas dejado esos pensamientos fatalistas, o por lo menos no dominaban tus palabras o tus actuares.

Fue bueno volverte a ver, sentirte, besarte y conectar mi esencia con la tuya, una buena experiencia, solo que la ambición hizo estragos en mi.

Quería algo más, me di cuenta que aunque mi cicatriz estaba sanando, todavía ardía -aún arde-.

Y lo que me ofrecías dejó de ser suficiente (o tal vez nunca lo fue) y perdió mi interés.

Debo decir que no solo me ha ido mal en las cuestiones del amor -así esté subvalorado su significado- la suerte me acompaña y abandona cada que quiere, algo así como una puta con poder.

Pero, gracias a esto, he conseguido una visión de mundo un poco más amplia, y si, estancada estoy, pero después de 3 años, mi cabeza por fin pudo volver a maquinar planes de cómo dominar el mundo en cada noche, así existan enemil intentos fallidos.

Puedo decir que gracias a este circo de cocteles, tengo un pequeño momento de lucidez, una historia para contar, una marca que mostrar, y hablar con orgullo de ello. No todo fue una mierda, no todo fue un jardín de tulipanes, pero si fue todo una experiencia divertida y llena de emoción que al fin y al cabo era lo que buscaba, y lo que necesitaba para irme dando una idea de cómo funciona el mundo.

 

No se si hayas leído posts anteriores, pero, como dije en uno, soy una puta resentida, no supero ciertas cosas, y de vez en vez me gusta clavar el dedo en la yaga si lo veo necesario.

Por qué lo hago, por qué después de tanto tiempo si he ido afrontando lo sucedido, sigo dándote azotes… Por la sencilla razón que tu apareces cuando logro tener mi momento de armonía y aún logras desestabilizarme. Claro que no tengo por qué hacerte reproches, mis publicaciones hasta hace un para de meses dejaron de ver contigo…

Cada quien tiene su forma de asimilar ciertos hechos…

Es duro ver como ese primer amor te marca para siempre… ver como con el pasar de los años sigue pesando… Pero también ver como esa huella nunca se borrará porque es lo único que me hace recordar que soy humana, sentí, entregué, disfruté y lo puedo volver a hacer. Ahora, eres una marca como mi arlequín, sólo que estás bajo mi piel, pero estás.

Poco a poco voy sanando, y voy perdonando, más no olvido, y como lo escribí en algún momento “solo quiero que seas un recuerdo, ni malo ni bueno, solo un recuerdo del que pueda hablar sin que me pese”…

Yo también espero que tengas o encuentres a una persona que realmente encaje en tu mundo, que sigas con tus verdaderas pasiones y todo te ande marchando un poco mejor.

Sólo espero que tu visión de mundo se haga más amplia… Y gracias por entender que nunca me quise vengar… y “gracias” por ser tan IMBÉCIL -perdón la expresión pero me da coraje- de dañar el cuadro.

Lo último que debo decirte es que si existe un próximo encuentro, verás a una persona que desde hace 3 años no ves… y tal vez en 3 años aún esté con un cigarro y una copa de vino en la mano.

Buena vibra Vivian, y un hasta pronto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: