¿A qué huele el centro de Bogotá?

Me atrevo a decir que algunos piensan que la pregunta “¿a qué huele el centro de Bogotá?”
es tonta, sin sentido, porque para ellos la respuesta es -en cierto medida- sencilla:
Huele a contaminación, orines, mierda; y si buscamos otros adjetivos dirán pues que
huele a corrupción, idiotez, y delincuencia.

Debo afirmar que no están del todo errados. Es claro que en el centro de histórico
de mi amada ciudad, se encuentran las ratas de traje y corbata más asquerosas.
Y cuando hablo de ellos. estoy involucrando mis ideales y puntos de vista.

Sin embargo la intensión de este post no es esa.

Entrando en un ambiente un poco “romántico” y tal vez poético, doy
comienzo a la respuesta de la pregunta ya planteada:

¿CENTRO?

¿Es acaso una diana a la cual apuntar?
Ó ¿Un punto de encuentro, en caso de caos?

Sí lo es, es ambas cosas.

Es la diana donde llegan las mentes atraídas
por una historia que desconocen.

Es el punto de encuentro en caso de caos,
caos mental, social, de identidad…

El centro de Bogotá huele a todo.

Huele a los orines de quienes se embriagan
en el chorro, y a la mierda de quienes
duermen en sus andenes.

Huele al sudor y la sangre
de los constructores de sus casas y calles.

Huele a indigencia, chirris, yerba,
coca, drogas varias, seudoartistas, periodistas, política,
religión, arte y cultura.

Huele a Olímpica, Oxxo, Éxito,
Pan Pa Ya, Oma, Juan Valdez, Privilegio y
abandono.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Cuando tu andas por el centro, logras oler las pizerías de la 19,
la comida rápida, las tiendas de zapatos, los pequeños outlets.

Hueles la tiza de la séptima, sientes en tus pulmones, los rieles
del tranvía, y los pasos del trolibus.

Hay un olor que embriaga. y sabes que es de San Victorino,
mezclado con ASAB.

Otros olores que se vuelven parte de uno, como el de los baratillos,
o el del humo de los buses de las décima.

Huele a Santa fé, Mártires y Candelaria.

Huele a Caracas, Jiménez, Circunvalar, Tren, 26,
a Bolívar y Santander.

No todos toleran la gran variedad de olores.

De hecho muy poco saben a qué huele un indigente:
Huele a drogas, ansiedad, desespero, falta de cariño, falta de amor.

Tampoco han de saber a qué huele un chirri:
Huele a revolucionario mamerto, a falta de atención, a soledad.

Y si no saben a qué huelen ellos, tampoco saben a qué huelen sus transeúntes:
Huelen a trabajo, estudio, anarquía, libertad, libertinaje, esperanza, desilusión, desamor,
ganas, farra, chorro, libros, mente, aprendizaje, vagabundería. Todo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El centro huele a revolución, a la Pola, a Gaitán, a M19.

Huele a arte, a festival, a teatro, a museos, a Botero, moneda, Iberoamericano,
Nacional, BLAA. Huele a libros, a Biblioteca Nacional. A Universidades.

Huele a SITP, a Uber, a Taxi, a bus, a bicicleta, monopatín, a tennis.

Huele a nicotina, marihuana, boxer, éter, basuco, chamber, vinaja,
ron, cerveza, guaro, chicha y masato.

Huele a cuenteros, artistas locales, pintores, músicos, teatreros, bailarines.

Huele a restaurantes, Gato gris. Huele a Café, café para dos. Huele a hotel, Continental.

Huele a Café de los locos, a Duo café, Mi rincón Francés, a la Peluquería, Café color Café,
hueles a La hamburguesería.

Huele a Andes, Externado, Salle, Auntónoma, Central, Grancolombia, Rosario.

Huele a hostales, casas varias, campo, ciudad, Monserrate, Guadalupe, San Judas.

Huele a Mariposa, Nave espacial, Traje nupcial, Cascada. Negret, Villamizar.

Huele a Rayo, Botero, Arángo, García Márquez, Mátiz, León Ferrari, Asaco.

Huele a banderas de todos los colores. A blanco y negro.

Huele a edificios altos. Bacatá y Colpatria.

Huele a observatorio, planetario, panóptico. Cartucho, San Ber, y Bronx.

Huele todo, y huele a mucho.

Huele a 48 millones de colombianos, y a un montón de extranjeros.

Huele a funicular, a teleférico, a eje ambiental, a librerías, a Lerner.

Huele a carisma, frío y calor, lluvia y granizo, a palomas, a ratones.

Huele a 32 departamentos.

Huele a 5 continentes.

Huele a mar, a océanos, a ríos, junglas, bosques y desiertos.

Huele a Guajiros, llaneros, amazónicos y pacíficos.

Huele a cordillera.

El centro de Bogotá, huele a Bogotá.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta otro post y buena vibra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: