1994

Hola mis queridos lectores, espero no me quieran llevar a la horca porque he abandonado un poco el blog.

Para retomar el hábito, les he traído el siguiente post:

1994

… Era el año 1994, y en Colombia se tenía sed, ansias de que la selección masculina de fútbol ganase el mundial, el Pibe hacía brincar sus crespos con tal furor que hacía erizar a cada patriota y aficionado a tal deporte. Y mientras esto sucedía, el Ministerio de Educación Nacional, estrenaba la ley 155, y el congreso por su parte, la ley 124, aquella famosa donde “se prohíbe el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad” -esa que vemos en los comerciales de licores varios-, también estaba fresco el cumpleaños # 3 de la constitución del 91; el conflicto armado en el país no tenía descanso, y bueno, ocurrieron varios acontecimientos más.

En cuanto a televisión, hablando del resto del mundo, series como el principe del rap, friends, chicago hope, el comisario rex -por nombrar algunas- comenzaron a influir en la moda juvenil de aquél año, marcaron gustos musicales, “orientaron” a muchos adolescentes, y en cierto modo marcaron a los adolescentes y jóvenes adultos de la época. Y mientras los menores de 25 se entretenían con ello, los papás y mamás, se entretuvieron con el estreno de la gran novela: Café con aroma de mujer, cuya protagonista era la inigualable Margarita Rosa de Francisco, y cada madre de aquella generación -en Colombia- cantaba a grito herido “no te detengas triste gaviota”. Eso es tal vez lo que recuerdo y conozco por ahora de este año “maravilloso”.

Por otro lado, mientras los jóvenes definían su futuro, los adultos trabajaban y cantaban Gaviota, en el otro lado del charco una banda que estaba tomando arranque, y ya tenía tras de si uno que otro éxito, lanza Zombie. Si, The Cranberries. Una de las bandas más emblemáticas de este año.

Sin embaargo, muchos de los que nacieron en este año, desconocen tales hechos. Se dejaron curtir de las nuevas tecnologías que hoy nos ofrece el mundo actual, y no disfrutaron de las maravillas que la década de los 90 ofrecía.

Aún así, hubo, una que otra oveja descarriada, y forman lo que me gusta llamar “la generación del arándano”. No, no es una copia de la pelota de letras de Andrés López. Le llamo así, porque bien saben mis lectores que este muffin es fan de The Cranberries, además el nombre es lindo, el arándano es una fruta muy rica y de color simpático. En esta generación casan todos las ovejas negras del 94 al 99. Por qué. Porque contamos con la fortuna que en los canales nacionales, y uno que otro de la perubólica -con la que contábamos la mayoría- transmitían series de TV bastante provechosas y educativas, como Castillo Ratimbum, Jay Sherman el crítico, Duckman. Gozamos de la emisora infantil más popular del entonces, Colorín Coloradio, y tuvimos una buena influencia de la música nacional e internacional. Lo cual nos convierte en esa generación que no se perdió, que ha logrado madurar y tener una perspectiva de mundo diferente.

 

Hasta otro post, y buena vibra.

Nota: vienen más pots, y una tanda larga porque se aproxima el cumpleaños del blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: