Conversando con Anastasia

En los últimos meses Anastasia se ha encontrado bastante callada, de hecho, me estaba preocupando tanto silencio, tanta maravilla. Bien es cierto que ella tiene momentos en los que resulta insoportable, y otros donde tu la dejas de notar, no la sientes… Es como si fuese un ente.

AClaro que la dicha no duró tanto, a veces me molesta cuando Anastasia se pone en actitud fastidiosa, y cuando se desconecta, para mi es una maravilla. Pero, como les venía diciendo, no aguantó más, y me bombardeó.

Conversando con Anastasia:

Estaba yo fumando plácidamente en mi terraza, tomando un vaso de jugo, cuando llegó ella. Tiene esa bonita costumbre de aparecer cuando quiere. Y se sienta a mi lado:

Anastasia: Vamos por un tinto, necesito que hablemos seriamente… Además, está fumando demasiado y no es justo. Es tu deber compartir la culpa.

Yo: Te habías demorado. Pero hay un problema, no tengo cigarrillos, ni dinero.

Anastasia: Sabes que eso no es un problema.

Cogimos camino a mi café favorito. Tardamos bastante tiempo en salir de casa y llegar allí. Con Anastasia vamos a este café a hablar cosas serias… Así que, la incertidumbre de saber de qué quería charlar me estaba matando.

No dijo nada en todo el camino, hasta que llegamos y pedimos dos americanos y un cenicero.

Yo: Qué quieres hablar conmigo?

Anastasia: Sé que has estado hablando muy seguido con tu nuevo amigo, Armando. Y él está tomando mi lugar, lo cuál no me parece. No me parece, que ese sujeto me esté quitando mi sitio, está haciendo mi trabajo.

Yo: Pues sabes que hace un mejor trabajo que tu. Por lo menos ha resultado ser constante.

Anastasia: Si, eso he podido notar. Pero la cuestión no es esa. Es verdad que me incomoda un poco, pero, debo decirte que ha acertado con los consejos y frenadas que te ha pegado. Y tu, tu estás en una confrontación muy bárbara, y es por eso, que he decidido aparecer.

Yo: Apareces porque te sientes celosa, porque hace tu trabajo.

Anastasia: No son celos. No sabría explicarte qué es, pero celos no son, y mucho menos envidia. No los siento de tu mejor amiga, así que de un sujeto que resulta nuevo en tu vida, tampoco los tendré. Y tampoco los siento de tu novia. Eso debe quedar claro.

Mira, lo que sucede es que, tu ahora estás confundida, porque él te pregunta las cosas que te gusta evadir, que me evades a mi. Y con él no tienes escapatoria. Podrás fingir demencia con el resto del mundo, pero con él no, y tampoco con Cora.

Yo: No metas a Cora en esto.

Anastasia: Sí, la meto en esto, porque ella también te confronta, solo que de forma más suave.

Paulline, no lo evadas más, afróntalo, sabes que es tiempo de que lo hagas. Dime en concreto, qué te dijo Armando.

Yo: Armando me ha preguntado lo que mi mejor amiga no se atrevió, lo que le evadí a Cora, y lo que me niego a mi.

Anastasia: Eso es…

Yo: Eso es: ¿Cuáles son tus sueños? ¿Tus sueños reales? ¿Por qué estás con una persona si sabes que va a terminar? ¿Por qué dices que amas a alguien, y no compartes con ella tus planes? ¿Por qué no la involucras en tu vida? ¿Por qué piensas tanto en la opinión de un tercero? ¿Tienes plan B? ¿Qué evita que logres tus propósitos? ¿Por qué vives tanto en el pasado?

Anastasia: Ahora yo te pregunto: ¿Por qué no respondes esas preguntas? El objetivo de la conversación de hoy es que juntas las logremos responder.

Yo: Mis sueños, son un poco utópicos, pero, se que los puedo volver realidad. Sueño con un hogar propio, que sea mi escape de la realidad, donde podamos estar felices con Cora, donde mis pasiones estén en las paredes y en cada cuarto de ese lugar. Sueño con viajar, conocer mundo, conocer historias, recopilar experiencias. Sueño con salir de deudas, con agradecerle a Clarisse. Sueño con un jardín lleno de narcisos, de lirios y margaritas. Sueño con seguir estudiando, sueño con seguir enamorada de Cora.

Anastasia: Sabes bien que saldrán más y más en el camino, y que no son imposibles de lograr, pero por qué sencillamente no diseñas tu solita un plan para salir de ello. Entiendo que necesitas de una buena cantidad de dinero, pero en un futuro eso no será lío, necesitas disciplinarte, necesitas dejar de soñar con New York y afrontar tu realidad. Debes aterrizar, debes terminar, corta con las amarguras de tu pasado, de tus pasados. Si no haces eso mi niña, estarás condenada a la miseria, y no llegarás a ningún lado. Se convertirá en un camino en círculos.

Sal de esa cápsula hermética que te atrapa y no te permite respirar. Si lo consigues, entonces sabrás que todo comenzará a fluir como tu lo deseas.

Yo: Para ti es fácil decirlo, no te encuentras en mi posición, pero tienes razón. Solo que no se cómo hacerlo, no se cómo salir. Estoy atrapada.

Anastasia: Eso lo descubrirás pronto, y entonces serás otra persona, renovada, llena de vida. Dejarás de ser una joven amargada que se arrepiente de vez en vez de lo que fue o pudo ser. Y aterrizarás en lo más suave y podrás levantarte sin problema alguno.

Paulline, renuévate y deja de buscar excusas como salida próxima.

No te contamines a ti misma.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Una vez más Anastasia logra su cometido, y canaliza mi exterior. Lo canaliza hacia mi, y me golpea.

____________________________________________________

Hasta otro post y buena vibra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: