Viajando en el tiempo: Bogotá

Tal vez ya hayan escrito sobre esto en otros sitios, aún así les traigo mis recomendados para que sientan que viajan en el tiempo acá en Bogotá.

  1. Almacenes TÍA: Si quieres pregúntale a tus buelos qué es el tía, o tal vez los has visto regaditos por uno que otro sitio en la city. Pues en estos almacenes sientes que estás en esa época donde los hombres usaban sombreros y gabanes, y las mujeres hombreras y tocados. El ambiente, la distribución de sus productos, y su cafetería. En la cafetería, si eres menor de 30, te sentirás en un jeriátrico, pues están los viejitos de traje y corbata almorzando ó comiéndose un platico de peto (mazamorra). Visítalo y lo verás.
  2. Only: El de toda la vida. No sólo su infraestructura y distribución o productos. Sus asesores y clientes, le dan a entender que hay cosas que no pasan de moda y conservan la calidad de siempre. Así suene a pauta publicitaria, pero, si quiere ropa casi única, de buena calidad y sobretodo a un precio considerable, vaya al only. Es de esa ropa “Vintage” y moderna que juega muy bien con cualquier closeth y personalidad. Excepto con lo ñero.
  3. Barrios: Bien sabes que cuando paseas por la candelaria, teusaquillo, usaquén, santafé y mártires sientes que caminas por donde caminó Gaitán o Jiménez de Quesada. Pero y las demás localidades. Pues deberías pasear por ellas, pues aún conservan en su centro, ese aire a pueblo que era tan rico y tan famoso en los años 40. Podrás ver cómo eran algunas casas que aún se conservan en pie, y si tienes suerte a sus habitantes más viejos.
  4. Mercado de las pulgas: Con seguridad puedes salir con una que otra pulguita. Pero valdrá la pena. Porque literalmente podrás ver sin compromiso esas antiguedades que te harán sentir tan vulnerable que empezarás a ver todo en un tono sepia y te sentirás nostálgico.
  5. Centros comerciales: Aunque ya casi todos se están modernizando, hay unos que por más, seguirán siendo de recuerdos, como Salitre Plaza, Hacienda Santa Bárbara, Palatino, Atlantis y Andino.
  6. Transporte público: Quiero retarte a que vayas en un bus por la décima hacia el sur. Irás con suerte en un autentico Cebollero, con vallenato y norteña a full volume. Sentirás una sensación de que morirás por como suena el motor, las llantas, las ventanas y quienes se suben paulatinamente. Es un viaje muy sabroso.

Por ahora, no recuerdo otros sitios, pero, recorre Bogotá, siéntela, vívela, no sólo pases por ella porque toca. Porque si eres así con seguridad te podrás perder más adelante y no sabrás lo que le conviene realmente a la ciudad.

 

Hasta Otro Post, y buena vibra…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: