Ziploc

Cornelia vuelve a encerrarse en sí misma. Dejó sus jeans rotos, sus jerseys tejidos y sus sombreros. Cornelia ahora viste de paño y Dril, le ha dado un giro a su personaje. La puta azul es más decente, más enigmática, más misteriosa. Si bien ella no sabía lo qur sucedería, optó por arriesgarse, sin contemplar... Seguir leyendo →

Anuncios

Cornelia camina.

Camina, sin darse cuenta que en cada contoneo de cadera va marcando un ritmo, tan suave y pausado que te entretienes al verla deambular por las calles maltrechas de Bogotá. Un gabán de paño oscuro, una boina gris ya gastada, una bufanda tejida, unos jeans que siempre están rotos, un par de converse sucios, y... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: